Mar menor




"Mi hogar son todas las cosas que abarqué
con mis sentidos"


Olvidé la canción de tu luna perfecta
separándose infiel del reflejo de tu agua,
como nunca volví por tu sol en su puesta
sublimando la luz de tu mágica fragua.

Y jamás regresé por tu fiel pasarela
a empaparme de tu aire al romper la mañana,
ni al arrimo sutil de tus algas de seda
hilvanando verdosas sus pírricas basas.

Ni sentí tu hipocampo en su ilustre belleza
aturdiendo de nuevo mis ojos imberbes,
entre el brillo fugaz de tus ondas serenas
y mi piel arrugada de tanto quererte.

Ni en tu orilla domina un castillo de arena,
ni tu asalto apacigua el dolor de mis muros,
porque un túnel me urdió laberinto y condena
a las sales de un verso reverso del tuyo.

Acolchado de esponja de acículas secas,
orillado de pinos llorando tu savia,
derramé mi existencia por tu última senda
entonando cigarras mi térmica rabia.

Te recuerdo en crepúsculos de ansias abiertas
y en el alba expandida en tu espejo de plata,
y quisiera saber si en tu sal me recuerdas
conjurando mi vida y mi muerte a tu playa.

En tu brisa viajera, que en ti se renueva,
se desvive mi voz y en tu azul se derrama.
Si pudieras decirme si mi ansia te llega;
si pudiera contarte cuán cierto te amaba.

Es tu cuna salina una herida que cierra,
un lucero indudable, mi norte constante,
eres padre amoroso en tu brisa incesante,
eres hijo del mar en mitad de la tierra.




No image
[...cálida voz en mi afónica helada; tu ávido busto y su erótica fase, iris nocturno de...]
No image
[Las urbanizaciones desaparecieron, se las tragó la tierra, los matorrales y los viejos algarrobos volvieron a dominar la llanura al oeste...]
No imagen
[...el corazón en que me atrapas profundo en los vacíos que me llenas.]
No imagen
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]

Enésimo intento de cuento más corto del mundo


Estuve pensando en un cuento corto toda la mañana, mucho más mientras esperaba a que Nohemy saliera de la consulta del médico. Tiempo atrás, leí el cuento de Monterroso y (creo que como todos) sucumbí a la tentación de escribir uno más reducido pero, finalmente, escribía cuentos más extensos.

Estábamos comiendo en una mesa de terraza en el centro comercial. Había mucha gente, pero no tanta como los fines de semana. Un gorrión voló hasta posarse en el suelo junto a nuestra mesa, alternó miradas hacia Nohemy y hacia mí e hizo algo que me pareció inusual; aquel frágil pajarillo abrió la boca como lo hacen sus crías en el nido, no emitió sonido alguno o, si lo hizo, no lo oí por el bullicio de la gente, esto le añadió magia a aquel gesto porque pareció una conexión telepática, una frase de una jerga gestual entre dos amigos que se conocen de toda la vida.

Pellizqué un poco de la masa de mi pizza y la lancé justo al lado de mi pie. El gorrión, sin temor alguno, como si aquella escena la hubiéramos repetido a diario, anduvo torpemente hasta la migaja, la cogió con su pico y salió volando hacia el techo de la pizzería.
Una muchacha, que comía en una mesa cercana, vio la escena y me sonrió y, la verdad, me sentí especial, afortunado, elegido por aquel gorrión.

—Mágico ¿eh, Nohemy?—dije. Ella asintió.

Esto no es un cuento, lo que has leído hasta ahora fue real, pero ahora podrás comprobar que este intento de cuento más corto del mundo se me alarga demasiado:

El gorrión volvió y me dio las gracias con ese gesto que sólo él y yo conocemos.



No imagen
[...El rectángulo de juego era de medidas reglamentarias y los niños parecían una bandada de estorninos detrás de la pelota...]
http://3.bp.blogspot.com/-p0YwOgtCQo8/VdT4KRi2H9I/AAAAAAAAA9k/MHgvuf0qapQ/s1600/Poema.jpg
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]
http://2.bp.blogspot.com/-9wL_DZcDgxc/VdwyLEOZeoI/AAAAAAAABW8/MDto0tUPGeI/s1600/Hiena.JPG
[...Néstor se mordió ligeramente los labios —movimiento habitual para ocultar una risa— no obstante, le había confirmado lo que para él era un punto débil...]
http://2.bp.blogspot.com/-x31CTVw1gXs/Vdwft51zLeI/AAAAAAAABVk/MUl-yh1T4rk/s1600/tanajena.jpg
[...Estatura media; Pelo corto y piel serena, canela; su cuerpo, una vela latina, o con llama, como quieras… Latina...]

Aforismo


El verdadero náufrago es el que piensa que la isla está desierta.

Óscar Bartolomé Poy

http://www.el-parnasillo.com/bladerunner.htm


Excepcional análisis de la película Blade Runner
Por Óscar Bartolomé Poy

(Atención al poema final)

Pablo Ibañez








Especulación moral sobre la batalla de Covadonga

Mayúsculas parvas









Llegaste confiada, invicta,
con esa arrogancia vulgar
del quien obvia victorias y vence en derrotas,
y derrapaste en el axón más vil de tus errores,
tentaste el acero
y tu intestino ingirió su chasquido
reventando en el muro,
el infierno alzó por tu pulcra mejilla
el rubor de la derrota rotunda
quemando tus ojos con lágrimas ígneas
viajeras del tiempo en la aciaga pupila
que ahora te reta furiosa a que te alces
y tu verbo estelar fue ínfima luna,
tu polen, alergia de mil primaveras,
tus eras, ahogo de vómito propio,
tus flores, arrullo de mi íntima hambruna.
Y la guerra cayó en batalla hasta el reproche silencioso,
sentí la pena que tú me negaste,
abrí mis manos sonriendo indulgente
con ojos brillantes de cándida urgencia,
y guardé silencio esperando tu palabra, VIDA de mayúsculas parvas,
y partiste por sendas antiguas
lacerada de acero
entendiendo que el muro era tuyo,
la esquela de aquella derrota de antaño
que no recordabas.

Cargando...
[...Te recuerdo en crepúsculos de ansias abiertas y en el alba expandida en tu espejo de plata, ...]
http://1.bp.blogspot.com/-fm_5xhTulo8/VdTtH_lvKWI/AAAAAAAAA8M/8JJZuZNUxQw/s1600/cooltext132621057578881.png
[...cálida voz en mi afónica helada; tu ávido busto y su erótica fase, iris nocturno de...]
Cargando...
[...el corazón en que me atrapas profundo en los vacíos que me llenas.]
http://3.bp.blogspot.com/-p0YwOgtCQo8/VdT4KRi2H9I/AAAAAAAAA9k/MHgvuf0qapQ/s1600/Poema.jpg
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]
Cargando...
[...Se esboza en las aceras una sombra que se alarga brotando de la niebla con cadencia distinguida....]

Caótica sangre









Fueron tus gestos, tu insólito día,
épico claro de luna en mis venas.
Fue tu mirada, tu eólica extrema,
vértigo alado y narcótica guía.

Fue tu bucólica sombra en la mía,
agua fugaz conspirando su esfera.
Reza el rocío en su gótica esquela:
"Ser no podrá…"  lo que nunca sería.

Fue mi pudor -mi caótica sangre-
cálida voz en mi afónica helada;
tu ávido busto y su erótica fase,
iris nocturno de mi órbita arcana.

Fuiste murmullo en mis cuerdas vocales,
siempre mi siempre, mi nunca; mañana.


Cargando...
[...Te recuerdo en crepúsculos de ansias abiertas y en el alba expandida en tu espejo de plata, ...]
Cargando...
[...Estatura media; Pelo corto y piel serena, canela; su cuerpo, una vela latina, o con llama, como quieras… Latina...]
Cargando...
[...el corazón en que me atrapas profundo en los vacíos que me llenas.]
Cargando...
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]
Cargando...
[...Se esboza en las aceras una sombra que se alarga brotando de la niebla con cadencia distinguida....]

Mediocridad




"Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance."
François de La Rochefoucauld
(1613-1680)


Suéltame, Poesía, que te escapas
errática en corrientes de mis venas.
Llévate tu albedrío y mis condenas
al reverso sombrío de tus mapas.

Entierra el corazón en que me atrapas
profundo en los vacíos que me llenas.
Arrebata estas aguas tan serenas
a la impúdica sed con que me empapas.

¿Quién eres que me nombras y me olvidas?
¿Qué quimera me urgió para invocarte
a suturar con sangre estas heridas?

Sé quién fui… ¿Quién soy yo para juzgarte?
lo que queda de un sueño de otras vidas
en que urdía pudor para soñarte.



Cargando...
[...Néstor se mordió ligeramente los labios —movimiento habitual para ocultar una risa— no obstante, le había confirmado lo que para él era un punto débil...]
Cargando...
[...El rectángulo de juego era de medidas reglamentarias y los niños parecían una bandada de estorninos detrás de la pelota....]
Cargando...
[...cálida voz en mi afónica helada; tu ávido busto y su erótica fase, iris nocturno de...]
Cargando...
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]
Cargando...
[...Se esboza en las aceras una sombra que se alarga brotando de la niebla con cadencia distinguida....]

Fobos



Charlot me daba miedo.

Dios vive, aún



"¡Tu eres el autentico mesías! Lo sé porque yo he seguido a muchos, y entiendo de esto..."
Reg (La vida de Brian)



Surgirá un nuevo orden
y sus hombres serán 
los sacerdotes del hombre,
y cada hombre será 
su propio sacerdote.

Walt Whitman
(1819-1892)

Con todo el respeto, le preguntaría al señor Whitman que cuándo, cómo y a qué precio, porque el poema, tal cual, no pasa un control antidroga.
Con todo el respeto.

Tiempos pasados


 “Que yo recuerde, desde que tuve uso de razón, siempre quise ser un gangster”
Ray Liotta (Uno de los nuestros)


La noche se desliza por la calle desolada.
La luz de una farola reverbera en el asfalto.
Sintiéndose un sonido que es un eco del pasado,
absorben las cloacas unas ratas asustadas.

Corriendo por la calle pertrechado de navaja,
un hombre jadeante, escudriñando una azotea,
remonta fulgurante una metálica escalera
rezándole a la muerte una oración desesperada.

Siluetas temerosas aseguran sus ventanas.
Un alma se retuerce entre los cubos de basura
y salta desgarrando unos carteles de “Se busca”.
A un gato furibundo se le endiabla la mirada.

Se esboza en las aceras una sombra que se alarga
brotando de la niebla con cadencia distinguida.
—Renace el corazón de aquella calle malherida
de ímproba nostalgia de las épocas pasadas.—

Un hombre bien vestido, con la muerte en la mirada,
se para en media calle acorralando las penumbras,
se ciñe su sombrero para el lado que acostumbra,
se enciende un cigarrillo entre las sombras de su cara
y piensa en los rufianes que, con plomo de sus balas,
hallaron en su calle la exención de sus pecados.

Los hombres en penumbras de este templo asesinados,
encuentran la salida del infierno de sus almas.

Guardando en su bolsillo su pistola destemplada,
herido de una bala de letal melancolía,
aun viendo en la azotea que el rufián le desafía,
regresa a sus tinieblas como un eco que se apaga.


Cargando...
[...—Mágico ¿eh, Nohemy?—dije. Ella asintió.

Esto no es un cuento, lo que has leído hasta ahora fue real,...]
Cargando...
[...Néstor se mordió ligeramente los labios —movimiento habitual para ocultar una risa— no obstante, le había confirmado lo que para él era un punto débil...]
Cargando...
[...cálida voz en mi afónica helada; tu ávido busto y su erótica fase, iris nocturno de...]
Cargando...
[...en trance por un mar de pensamientos, arrojas la memoria por la borda e imprimes otra vez el documento.]
Cargando...
[...El rectángulo de juego era de medidas reglamentarias y los niños parecían una bandada de estorninos detrás de la pelota....]

Aforismo

El mejor crítico de un poema es el que no sabe de poesía pero tiene el descaro de opinar de forma constructiva.

Aforismo

Pocas cosas perfectas inspiran ternura.

Aforismo



Tu mejor poema es el que te usa para nacer y te destroza el estómago.

Pensamiento único


Me imagino otro planeta con una sociedad totalmente diferente, donde sus habitantes viven de la energía de su estrella y la interacción social se basa principalmente en la cultura. Y pienso que ese planeta podría ser éste si no existiera gente que odia la creatividad porque no la tienen, y se guían sólamente por el primitivo instinto -el pensamiento único, la divina tarea- de someter a su poder a todos los que son mejores que ellos.

Sueño


Aquel hombre sombrío que vino aquella noche a matarme permanece acobardado en el rincón de mi habitación desde que le grité ¡Hazlo!